fpva

Celebración de la asamblea general anual de la FPVA 2016

Los días 18, 19 y 20 de noviembre recién pasado se dieron cita en Rio de Janeiro Brasil, la delegación de la Federación de los Partidos Verdes de las Américas para celebrar su XVII Asamblea General Anual, asistiendo los representantes de Partidos Verdes de Argentina, Bolivia, Brasil, Canada, Chile, Colombia, Estados Unidos, Guatemala, México, Perú y República Dominicana.

La apertura estuvo a cargo de Carlos Ramón González (Colombia)  Co-Presidente Ejecutivo, Fabiano Carnevale (Brasil) Co-Presidente y Leonardo Alvarez (México) Co-Presidente.

La bienvenida al evento la dieron los altos representantes del anfitrión Partido Verde de Brasil: José Luiz Penna/Presidente Nacional del Partido; Carla Piranda/Secretaria Nacional de Organización del Partido y Fabiano Carnevale/Presidente del Partido de la ciudad de Rio de Janeiro y Secretario de Relaciones Internacionales.

Durante el Seminario de la reunión abierta se tuvo la oportunidad de contar con la participación del Ex candidato presidencial Eduardo Jorge, quien  durante su campaña tuvo mucha repercusión en las redes sociales, especialmente con la juventud. También hubo exposición de un representante del Ministerio de Medio Ambiente, de la Fundación Verde Herbert Daniel y el tema Mujeres en la Política a cargo de Julia Duppré de la Secretaria de la Mujer de la FPVA.

En la segunda parte del programa se escuchó el informe de país de cada partido donde expresaron la situación política, social y ambiental que se vive así como la acción de los partidos verdes.

La tercera y última parte del evento consistió en la reunión privada para delegados oficiales, donde se discutió el tema del IV Congreso de Los Verdes Globales a celebrarse en marzo/abril del 2017 en Liverpool. Para el punto de las membresías destacó la incorporación a la familia de la FPVA del Partido Verde de Argentina con su presidenta Dra. Silvia Vásquez y se dará acompañamiento a los partidos verdes emergentes de Panamá, Trinidad y Tobago, Ecuador y Uruguay para incorporarlos a la Federación.

Al final la XVII Asamblea de la FPVA emitió las resoluciones siguientes: a) Solicitud de cierre total y definitivo de la mina Veladero ubicada en la provincia de San Juan en Argentina; b) Condena y censura a la acción depredadora y extractivista de la mayor riqueza biológica en la amazonia boliviana en las áreas protegidas del Madidi y Pilon Lajas. c) Solicitud al gobierno canadiense a ejercer un mayor control y supervisión sobre sus empresas mineras que trabajan en América Latina. d) Condena por el asesinato del dirigente ambiental y del Partido Verde colombiano Erley Monroy Fierro. E) Respaldo incondicional al nuevo acuerdo de paz firmado entre el gobierno del presidente Santos y la guerrilla de las FARC en Colombia. F) Denuncia del megaproyecto extractivista denominado Arco Minero del Orinoco, en Venezuela.

Al cierre se eligió a México para la Asamblea 2017.

/Matilde Baján

Project coordinator at CEMAT; Centro Mesoamericano de Estudios sobre Tecnología Apropiada 

Guatemala y su vulnerabilidad ante el cambio climatico – Guatemala’s vulnerability to climate change

(eng translation below)

El pasado mes de agosto 2016 se celebró en Guatemala el Encuentro sobre Agricultura Orgánica y adaptación al Cambio Climático. En dicho encuentro hubo varias disertaciones sobre los temas, destacando desde el interés nacional, el tema de la vulnerabilidad ante el Cambio Climático que amenaza al país, expuesto por Roberto Cáceres del Centro Mesoamericano de Estudios sobre Tecnología Apropiada –CEMAT-. El conferencista expuso que la vulnerabilidad configura la débil e insuficiente capacidad de adaptación y resiliencia, condicionada por factores sociales (pobreza de más del 50% de la población, alta desnutrición), económicos (baja carga presupuestaria, insuficiente crecimiento económico e inversión), físicos (zona de riesgo sísmico e hidrometeorológico), ambientales (creciente contaminación y deforestación) e institucionales (fallas recurrentes de las instituciones y crecimiento de corrupción y la cooptación).

Según, Global Climate Risk Index (2014), Guatemala ocupa la posición 9 en el mundo en vulnerabilidad, ya que cumple con todas la condiciones que la predisponen y exponen al impacto negativo de un fenómeno físico destructor,  con baja capacidad para reponerse después de un desastre. Tal como lo comprueban los últimos diez años de eventos hidrometeorológicos extremos, que dejaron daños y perdidas económicas e impactos sociales y ambientales, principalmente en las comunidades rurales y que a nivel de país significaron pérdida del 3% del PIB.

El Cambio Climático ha venido a potenciar las vulnerabilidades del país, con ubicación geográfica de alto riesgo hidrometeorológico, con secuelas de sequias, inundaciones, huracanes con su consiguiente degradación del suelo, erosión, deslaves, destrucción de biodiversidad, falta de disponibilidad alimentaria que genera  graves impactos en la alimentación y nutrición, produciendo el aumento de la pobreza con las consecuencias de desnutrición, baja escolaridad, disolución familiar y del tejido social. También toca destacar que la Vulnerabilidad  política-institucional es un factor que viene a afectar y a profundizar el problema, debido a los actos de corrupción que han caracterizado, con el desmantelamiento del Estado, así como la baja capacidad de respuesta, una institucionalidad crecientemente débil y una vulnerabilidad jurídica frente a amenazas delictivas.

La conclusión del evento indica que el calentamiento global debido a los GEI no es el único problema del Cambio Climatico que enfrenta Guatemala, también están las condiciones locales como el uso extractivista y de pérdida del suelo y la deforestación, que a su alta tasa actual pueden conducir a condiciones más secas y cálidas para el país, lo que dificulta nuestra condiciones de adaptabilidad.

 

GUATEMALA’S VULNERABILITY TO CLIMATE CHANGE 

In august a meeting on organic farming and adaptation to climate change was held in Guatemala. In this meeting there were several discussions held on the topics, departing from a national interest, such as the vulnerability to climate change, by Roberto Cáceres from Central American Center of Studies on Appropriate Technology – CEMAT. The lecturer let us know that the vulnerability of Guatemala gives it a weak and insufficient capacity for adaptation and resilience to climate changes. This vulnerability is determined by social factors (poverty among more than 50 % of the population and malnutrition), economic factors (low budgets, insufficient economic growth and investments), physical factors (Guatemala is in an area of seismic risk), environmental (increasing contamination and deforestation) and institutional (failures of institutions and growth of corruption and cooptation).

According to Global Climate Risk Index (2014), Guatemala holds 9th position in the world in vulnerability, because it meets all the conditions that predispose and exposes it to the negative impact of natural disasters, with low capacity to recover after such a disaster. The last ten years of extreme weather, has left severe damage as well as economic, social and environmental losses, mainly in rural communities and country level, and meant a loss of 3% of the GDP.

The climate change has come to promote the vulnerabilities of the country, at a geographical setting with high hydrometeorological risk, with aftermaths of droughts, floods, hurricanes which bring consequences such as soil degradation, erosions, destruction of biodiversity, endangered food security that generates serious impacts in nutrition. This, in turn leads to an increasing poverty with the consequences of malnourishment, low education and a dissolution of family and the societal fabric. Mr Cáceres of CEMAT also emphasizes that that the political and institutional vulnerability are factors that affect and deepen the problem of lack of possibilities for resilience and adaptation. These are a reality due to acts of corruption, a dismantling of the state and a low responsiveness together with increasingly weak institutions and legal vulnerability to criminal threats.

The conclusion of the event indicates that the global warming due to green house gas emissions is not the only problem of climate change that Guatemala faces. There are also the local conditions that adds to the vulnerability such as the extraction of natural resources and the deforestation and loss of soil, which can lead to drier and warmer conditions for the country, which makes it even more difficult for Guatemala to adapt to the changes lying ahead.

/Matilde Baján

Project coordinator at CEMAT; Centro Mesoamericano de Estudios sobre Tecnología Apropiada 

 

La Seguridad Alimentaria y Nutricional en la Agenda Política de Guatemala – Food and nutrition security in the political agenda of Guatemala

(eng translation below)

La problemática alimentaria de Guatemala está determinada, en la última década, por la desigualdad social, que mantiene al 59%  de la población en condiciones de pobreza y en situación de vulnerabilidad alimentaria.

El importante informe del Relator Especial sobre los Derechos a la Alimentación Jean Ziegler en 2006 destacaba a Guatemala como el país de América Latina con mayores niveles de desnutrición crónica y expresaba su preocupación del no cumplimiento del objetivo 1 de los ODM. Esta preocupación de Ziegler se cumplió. La última encuesta ENCOVI, indica que la pobreza en Guatemala ha pasado del 51.2 por ciento en el 2006 a 59.3 en el 2014 y la extrema pobreza del 15.3 a 23.4 por ciento.

Al tratar los problemas centrales del país en la Agenda Nacional Compartida -construida por partidos políticos en el año 2002- se expresaba claramente los compromisos en la Agenda Política, indicando la necesidad de promover la generación de un nuevo modelo económico incluyente, basado en el crecimiento con equidad, en los recursos y posibilidades del país, su riqueza cultural y su biodiversidad, entendiendo la necesaria subsidiaridad como una responsabilidad del Estado, y como un derecho de la sociedad.

Sin embargo los cambios ofrecidos no se han sido cumplido. Un estudio realizado al programa Hambre Cero del último gobierno (2012-2015) concluía que dentro de sus debilidades para alcanzar el objetivo estaba, la no búsqueda de cambios estructurales en el país, que permitan verdaderamente combatir la pobreza y la desnutrición.

En Guatemala el 2% de la población es propietaria del 65% de la tierra, el modelo económico excluyente, no promueve el acceso a los medios de vida, especialmente a la tierra en propiedad o en alquiler, así como la calidad y acceso a otros recursos naturales y ambientales. Por el contrario, se ataca a los dirigentes y activistas de las comunidades en sus territorios, con el impulso desde el gobierno de un extractivismo autoritario. Así como la erosión de los activos genéticos del país, con políticas alimentarias y agrícolas, favorables al uso de recursos genéticamente modificados, convertir a la diversidad biológica del país en mercancía, sin salvaguardar el derecho de los pueblos indígenas  y campesinos a usar y controlar las semillas nativas. Ademas el uso insostenible del agua con sobre explotación y contaminación de las fuentes, con impactos terribles en la alimentación.

Para cumplir con el objetivo 2 de las ODS sobre combatir el hambre y lograr la Seguridad Alimentaria, Guatemala requiere de acciones políticas concretas que incluye la necesidad urgente del desarrollo de mercados internos competitivos, que generen empleo e ingresos y aseguren la existencia de alimentos que se puedan comprar.

Urge de la aprobación de la iniciativa Ley de Desarrollo Rural Integral, para que los próximos gobiernos lo puedan implementar. También urge del fondo verde internacional de CC para Guatemala, que aporte a la agroecología, la conservación de suelos, el mejoramiento de las condiciones productivas y la calidad de vida del interior del país, así como el fortalecimiento de la promoción de las energías nuevas y renovables.

A la vez requiere de la implementación de proyectos de inversión social que sean efectivamente equitativos hacia la población de escasos recursos, con transparencia, combatiendo el clientelismo político y la corrupción.

 

/Matilde Bajan

Project coordinator at CEMAT; Centro Mesoamericano de Estudios sobre Tecnología Apropiada 

 

Food and nutrition security in the political agenda of Guatemala

The last decade, the food-related problems of Guatemala has been determined by social inequality, which holds 59 % of the population in poverty and vulnerable to food insecurity.

The important report of the Special Rapporteur on the Right to Food, Jean Ziegler, stated in 2006 that Guatemala is the Latin American country with the highest levels of chronic malnutrition and expressed concerns of the non-fullfilment of Goal 1 of the MDGs. This concern of Ziegler was justified. The latest survey of ENCOVI, indicates that poverty in Guatemala has risen from 51.2 % in 2006 to 59.3 in 2014 and the extreme poverty from 15.3 to 23.4%.

To deal with the central problems of the country, it was in the ‘Shared National Agenda’ (built by political parties in 2002) clearly articulated the commitments made in the Guatemalan Political Agenda. It indicated the need to promote the creation of a new inclusive economic model, based on growth with equity of resources, capacities, its cultural richness and biodiversity – understanding the necessary subsidies as a state responsibility, and as a right of the society.

However, the offered changes have not been fulfilled. A study of the Zero Hunger program (a program by the previous government, 2012-2015) concluded that within their weaknesses to achieve the objective was the inability to find structural changes which would have enabled a real combat of poverty and malnutrition.

In Guatemala 2 %of the population owns 65% of the land. This exclusive economic model does not promote access to livelihood, especially land owned or rented, as well the quality and access to other natural and environmental resources. On the contrary, it attacks leaders and activists of communities with a boost of authoritarian extractivism from the government. The erosion of the country’s genetic assets is a consequence of the country’s food and agricultural policies which are favorable to the use of genetically modified resources, making the country’s biological diversity merchandise, without safeguarding the rights of indigenous peoples and peasants to the use and control of native seeds. Furthermore, the unsustainable use of water means exploitation and pollution of the sources, with terrible impacts on nutrition.

To comply with objective 2 of the SDGs – combating hunger and achieving food security, Guatemala requires concrete policy actions that includes the urgent need for the development of competitive domestic markets, that would generate employment and income and ensure the existence of food to buy.

This urges the adoption of the Law of Integral Rural Development so that future governments can implement it. It also urges the international Green Climate Fund to support Guatemala, which contributes to agroecology, soil conservation, improving production conditions and the quality of life within the country as well as strengthening the promotion of new and renewable energy.

At the same time Guatemala needs the implementation of social investment projects that are transparent, combating political patronage and corruption and are effectively equal to the population with scarce resources,

 

/Matilde Bajan

Project coordinator at CEMAT; Centro Mesoamericano de Estudios sobre Tecnología Apropiada 

El Tema del Agua en Guatemala – The topic of water in Guatemala

El pasado 22 de abril Día Mundial de la Tierra, organizaciones sociales, sindicales, campesinas e indígenas realizaron una larga marcha que inicio varios días antes y  culminó con una nueva petición al Gobierno y al  Congreso de la República para exigir una Ley de Aguas que sea incluyente e integral, la cual es requerida desde hace décadas en la Constitución Política de la República. Entre sus peticiones estuvo “exigir la recuperación de nacimientos, ríos, lagos, lagunas y costas marinas que han sido contaminadas, robadas y desviadas con propósitos mercantilistas”.

Esta marcha no es una casualidad, el tema del agua en Guatemala  está estrechamente relacionado con la situación de bajo Desarrollo Humano , de pobreza y desnutrición que vive más del 50% de la población, según el último censo de vivienda; así como la exclusión y la desigualdad que sufre el país, resultado de un Modelo de Crecimiento Socioeconómico excluyente. Estos eran compromisos de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y no fueron cumplidos,  y ahora, el tema del Agua se refuerza por su exigencia en los Objetivos del Desarrollo Sostenible.

Este modelo de crecimiento excluyente propició que la agricultura de exportación, la energía y la minería, altos consumidores de agua en el país, se hayan orientado hacia una economia de extracción sin control, con resultados depredadores y concentradores. Recientemente el ministro de ambiente dijo haber comprobado el desvío de una gran cantidad de ríos, causado por empresas productoras de monocultivos como la caña de azúcar, la palma africana y el banano; muy exigentes en el uso del agua. Esta acción deja a comunidades, municipalidades y pequeñas empresas, usuarias y beneficiarias, sin el acceso a ella y la producción de alimentos ha quedado seriamente afectada.

En Guatemala se han hecho más de diez propuestas en las ultimas décadas por la creación de una Ley de Aguas, pero siempre han encontrado adversarios poderosos que las han bloqueado, como como la iniciativa Ley para el Aprovechamiento y Manejo Sostenible de los Recursos Hídricos que aunque fue conocido por el Congreso de la Republica y tuvo dictamen favorable no llegó a la aprobación final, de esto hace ya 8 años. Ante la falta de una Ley de Aguas resulta imposible la regulación de su uso.

En el país urge una política de fortalecimiento de la producción de alimentos, una ley de desarrollo rural integral, un ordenamiento territorial, la conservación de los bosques y una gestión del uso integral y eficiente del agua. El cambio climático solo viene a agravar la situación de desigualdad que vive la población.

Luego de la marcha de las organizaciones sociales del 22 de abril, la Comisión Extraordinaria de Recursos Hídricos del Congreso, propiciará una socialización a diferentes sectores de la iniciativa de Ley Marco del Agua (abierta hasta el 31 de mayo 2016), tomando en cuenta todos los aportes que se han dado en años pasados por una ley de aguas.

/Matilde Baján

Project coordinator at CEMAT; Centro Mesoamericano de Estudios sobre Tecnología Apropiada 

 

English version: The topic of water in Guatemala

On 22 April, Earth Day this year, social organizations, trade unions, peasant and indigenous made a long march which started several days before and culminated with a new request to the Government and the Congress of the Republic of a Law on Water that is inclusive and comprehensive. Within the request was “a require of recovery of rivers, lakes and marine shores that have been contaminated, stolen and diverted due to mercantilist purposes”.

This march was not a single act-coincidence. The theme of water in Guatemala is closely related to the situation of a low Human Development, of poverty and malnutrition that more than 50 per cent of the population is subjected to (according to the most recent census of households); as well as the exclusion and inequality of the country. This is a result of an exclusionary model of socio-economic growth. These were commitments of the Millennium Development Goals and were not met by end 2015, and now the subject of water is reinforced through the Sustainable Development Goals.

This exclusive growth model led to an export of agriculture, energy and mining and a high consumption of water in the country. Recently the Minister of Environment verified the detours of a large number of rivers, caused by industrial monoculture-producing companies cultivating sugar canes, African palms and banana tree; which have a high demand for water. This action leads to communities, municipalities and small companies, other users and beneficiaries left without access to water and therefore their food production has been seriously affected.

In Guatemala there have been more than ten proposals made in the recent decades for the creation of a Law on Water, but there have always been powerful adversaries that have blocked the proposals. Such was the case with the initiated ‘Law for the sustainable utilization and management of water resources’ that even though it was acknowledged by the Congress and had a favorable opinion have not yet reached the final approval although 8 years have passed. In the absence of a Law on Water it is impossible to regulate the use.

In Guatemala there has been an urgent need for a policy of strengthening food production, a law of comprehensive rural development, land use, forest conservation and management of the integral and efficient use of water. The climate changes will only aggravate the situation of inequality which the population is suffering from.

After the march of the various organizations on April 22, the Extraordinary Commission of Water resources of the Congress, now encourages input from different sectors as regards the initiative of Law on Water (this will stay open until May 31, 2016), taking into consideration all the actions that have been taken during the last years for a Law on Water.

Presentation Matilde Baján